Fumar durante el embarazo podría ser un factor para que los hijos desarrollen esquizofrenia

embarazo-fumando-15-06-2015
Comparte

La esquizofrenia es un conjunto de condiciones en las que las personas tienen alucinaciones auditivas y/o visuales, y donde se perciben situaciones y sensaciones que no son reales, como ideas persecutorias como si todo el tiempo lo estuvieran vigilando y persiguiendo o, ideas de delirio de grandeza, donde la persona afirma y asegura que es un enviado especial del cielo que tiene poderes sobrenaturales. En otras palabras, en la esquizofrenia la mente pierde el contacto con la realidad.

La causa exacta es desconocida, pero se sabe que para que se desarrolle la esquizofrenia se requiere que estén presentes varios factores simultáneamente, como: alteraciones genéticas, defectos en las sustancias que llevan las señales en el cerebro (neurotransmisores), problemas antes del nacimiento y/o factores ambientales como el maltrato, el abuso, la discriminación o crecer con unos padres demasiado exigentes. Lo que es cierto es que se desconocen todos los posibles factores que en conjunto, pueden llevar a que se desarrolle esta enfermedad.

Sin embargo, cada vez los investigadores avanzan más en la comprensión de las posibles causas de la esquizofrenia. Un estudio reciente, publicado a finales de mayo de este año en la reconocida revista científica ‘American Journal of Psychiatry’, encontró que una de las situaciones que puede contribuir a que una persona presente esta condición, es que su madre haya fumado durante el embarazo.

El cigarrillo durante el embarazo

Según los investigadores, la nicotina que es absorbida por la madre cuando aspira el humo y transportada por su sangre, pasa muy fácilmente la placenta y entra en contacto con el torrente sanguíneo del feto, lo que hace que el bebé presente alteraciones en el desarrollo del cerebro.

Para poder determinar esta asociación entre el cigarrillo durante el embarazo y la esquizofrenia del hijo, el grupo de investigadores, liderado por la doctora Solja Niemela, psiquiatra y profesora de la Universidad de Oulu, en Finlandia, analizaron los datos de las madres de cerca de mil personas jóvenes con esquizofrenia en ese país. Los investigadores midieron los niveles de cotidina en muestras de sangre de las madres que fueron recolectadas entre 1983 y 1998, para pruebas estándar que se realizan durante el embarazo en Finlandia. La cotidina es un químico del cigarrillo que permite determinar la exposición al tabaco.

La doctora Niemela y su equipo encontraron que los hijos de las mujeres que son fumadoras pesadas durante el embarazo, tienen hasta un 38% más de probabilidades de desarrollar esquizofrenia.

Aunque se podría pensar que el consumo de cigarrillo durante el embarazo es poco frecuente, los datos de respaldo del estudio señalaron que una de cada cuatro mujeres embarazadas de los países occidentales fuma cigarrillos a lo largo de la gestación.

La comunidad médica, tras los hallazgos del estudio, señaló la importancia de los resultados, recalcó que las mujeres embarazadas no deben consumir cigarrillo, alcohol ni sustancias psicoactivas, pero a la vez resaltó que la esquizofrenia es una enfermedad que se desarrolla por múltiples factores que se presentan simultáneamente y que el cigarrillo ahora, se suma a esa lista que cada día, gracias a la atención que ha generado la esquizofrenia, crece cada día más.

Referencias bibliográficas

  1. Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos. MedlinePlus. 2016.

Por: Redacción Salud, Editores Académicos SAS. 28 de mayo de 2016.