neumonia-mobile.png
Pulmones respiratorias

Conoce todo sobre

Neumonia

Comparte

La neumonía, conocida también como pulmonía o bronconeumonía, es una enfermedad infecciosa e inflamatoria que ataca a los pulmones, especialmente en adultos mayores y personas que tienen afectado su sistema inmune. En niños es la más común de las infecciones de las vías respiratorias bajas.

Causas y tratamiento

Tipos

Aunque hay diferentes formas para clasificar la neumonía, la más común se hace de acuerdo al ámbito en que se adquiere:

  • Neumonía adquirida en la comunidad: la que se adquiere dentro de la rutina diaria y los ambientes normales.
  • Neumonía nosocomial: es la que se adquiere en centros médicos, en donde, a pesar de las medidas de descontaminación constantes, algunas bacterias pueden persistir e, incluso, hacerse resistentes a muchos antibióticos.
  • Neumonía aspirativa: cuando involuntariamente se aspira alguna materia extraña.
  • Neumonías oportunistas: las que acontecen en pacientes que tienen debilitado su sistema inmune, como los enfermos con VIH o pacientes de quimioterapia.


Ver menos
Ver más

Causas de la neumonía

Los gérmenes que producen neumonía varían en cada caso. Sin embargo, pueden agruparse en:

  • Bacterias: cerca del 80% de las neumonías son de origen bacteriano. Streptococcus pneumoniae, Staphylococcus aureus, Haemophilus influenzae y Klebsiella son algunas de las bacterias que pueden producir neumonía.
  • Virus: como el adenovirus.
  • Hongos y parásitos.
  • Otros gérmenes: Mycoplasma pneumoniae, Legionella y Chlamydia, que no son ni virus ni bacterias, pueden causar neumonía.
  • Materias extrañas en las vías respiratorias: al broncoaspirar aguas contaminadas, vómito o alimentos.


Ver menos
Ver más

Signos y síntomas

Es muy fácil confundir la neumonía, en su inicio, con un resfriado común. Algunos de los síntomas de neumonía incluyen:

  • Tos: a medida que avanza la enfermedad la tos se acompaña de moco y cuando se agrava el moco puede contener sangre.
  • Fiebre.
  • Hipotermia, en adultos mayores.
  • Dolor en el pecho y el abdomen.
  • Dificultad para respirar.
  • Falta de apetito.
  • Fatiga.


Ver menos
Ver más

Tratamiento

Por lo general, la neumonía requiere de la administración de medicamentos. Por tratarse de gérmenes muy específicos, que en muchos casos han generado resistencia, es importante seguir las indicaciones del médico al pie de la letra. Las estrategias usuales, en neumonía, incluyen:

  • Antibióticos: dependiendo de la bacteria pueden usarse Azitromicina, Claritomicina o Eritromicina. En pacientes que presentan otras enfermedades como diabetes, EPOC o cardiopatías puede ser necesario el uso de Levoflozacina, Cefuroxima, Cefpodoxima, Amoxicilina sola o combinada con Ácido clavulánico. Cuando se presenta resistencia pueden usarse antibióticos más potentes como Ceftriazona y Cefotaxima.
  • Antivirales: en caso de neumonías de origen viral.
  • Antipiréticos: en neumonía se usan antipiréticos endovenosos para reducir la fiebre.
  • Antitusivos y expectorantes: para controlar la tos y permitir que la secreción mucosa fluya más fácilmente.

En casos en que el tratamiento inicial con medicamentos fracase, el paciente sea un niño pequeño o un adulto mayor de los 65 años, es conveniente que sea hospitalizado.


Ver menos
Ver más

¿Cómo prevenirla?

Para la prevención de la neumonía, aparte de los cuidados normales de higiene como lavarse las manos, evitar el humo de cigarrillo, hacer ejercicio para fortalecer el sistema inmune y alimentarse adecuadamente, es necesaria la vacunación.

  • Vacuna contra la Influenza o vacuna antigripal: se recomienda para todas las personas después de los 6 meses de edad. Personas mayores de 9 años, idealmente, deberían vacunarse una vez al año.
  • Vacuna para el neumococo en niños: los niños entre los 2 y 5 años de edad están en un alto riesgo de sufrir enfermedades relacionadas con el neumococo. En la actualidad se cuenta con vacunas combinadas que son efectivas contra varios tipos de neumococos.
  • Vacuna para el neumococo en adultos mayores: los adultos mayores son quienes se encuentran más expuestos a sufrir neumonía y otras infecciones por neumococo. Se recomienda la aplicación de vacunas en personas mayores de 65 años.

En muchos lugares, las autoridades de salud adelantan campañas de vacunación gratuita en las que se incluyen la vacuna para el neumococo y para la Influenza. Consulte a su médico sobre la conveniencia de que usted o un familiar la reciban.


Ver menos
Ver más

Bibliografía

1. Díaz A, Labarca J, Pérez C, Ruiz M, Wolff M. Tratamiento de la neumonía del adulto adquirida en la comunidad. Rev Chil Enf Respir 2005; 21: 117-131.
2. Children’s Hospitals and Clinics of Minnesota. La neumonía (pulmonía). 2009. 2 pp.
3. Fundacion Neumors. Neumonía. http://kidshealth.org/parent/h1n1_center/h1n1_center_esp/pneumonia_esp.html. Recuperado en agosto 15 de 2011.
4. Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). Pneumonia. http://www.mayoclinic.com/health/pneumonia/DS00135. Recuperado en agosto 15 de 2011.


Ver menos
Ver más