Reflujo gastroesofágico su tratamiento previene el cáncer de esófago

reflujo-gastroesofagico-su-tratamiento-previene-el-cancer-de-esofago
Comparte

El reflujo gastroesofágico es una enfermedad frecuente que afecta al 20% de los pacientes de gastroenterología y sus consecuencias son comparables a patologías como las cardiovasculares o la diabetes, según afirma el gastroenterólogo Miguel Ángel Valdovinos, del Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán (México).
Esta dolencia es de difícil diagnóstico ya que el 70% de los pacientes que se somete a los estudios muestran resultados normales, a pesar de sentir que se “quema por dentro” y de tener síntomas que hacen insoportable su actividad cotidiana.

La palabra reflujo significa ir en contra de un flujo, en este caso, hablamos del flujo normal de los alimentos, que se ingieren por la boca pasan a la garganta (faringe), luego al esófago y finalmente al estómago.

En el estómago los alimentos se mezclan con los jugos gástricos, que contienen el ácido necesario para digerir las proteínas, pero si estos se regresan al esófago de manera frecuente provocan irritación y quemaduras, generando los síntomas del reflujo gastroesofágico que es la sensación quemante o pirosis, tos crónica (que dura más de un mes), falta de aire (causado por un broncoespasmo), dificultad para tragar (disfagia) y en los casos más severos, dolor al tragar (odinofagia) ó dolor en el pecho que se puede extender al cuello y la mandíbula y que suele confundirse con un infarto de corazón.

Cuando se sospecha esta enfermedad es necesario buscar ayuda médica, ya que si no se recibe el tratamiento adecuado y oportuno existe el riesgo de desarrollar cáncer de esófago.

De hecho, la mayoría de pacientes con reflujo gastroesofágico buscan medicamentos como los antiácidos que en el 28% de los casos ayudan a controlar los ácidos gástricos, pero existen otras opciones que pueden ser formuladas, como los inhibidores de la bomba de protones, que reducen la secreción ácida del estómago, controlando el 80% de los síntomas.

Tratamientos

Para controlar el reflujo gastroesofágico los gastroenterólogos recomiendan tres clases de tratamientos que tienen que ver con la postura y cuidado corporal, la alimentación y la medicación:

La primera recomendación es bajar de peso, no fumar, evitar la ropa ceñida, elevar la cabecera de la cama de 8 a 10 cm. No comer en exceso y tratar de ingerir alimentos ligeros en forma espaciada y después de la cena esperar tres horas antes de dormir. Evite los deportes fuertes o de confrontación.

En la parte dietética se deben buscar alimentos suaves como el arroz, el pan y el queso de soya y eliminar aquellos que disminuyan la presión del esfínter esofágico inferior como la pasta de tomate, el ajo, cebolla, chocolate, grasas, bebidas alcohólicas, bebidas gaseosas y quesos fermentados.

Tampoco son recomendables para el reflujo algunos productos integrales, el melón, la mostaza, el vinagre, los pepinos y la pimienta.

Otro aspecto que no puede descuidarse es la temperatura de los alimentos que debe ser templada ya que el excesivo frio o calor irrita la mucosa gástrica. En la medida de lo posible se debe evitar el consumo de medicamentos para el dolor. Las frutas y verduras deben servirse peladas y sin semillas.

Prefiera las carnes blancas, que son menos irritantes que las rojas, porque se digieren fácilmente y duran menos tiempo en el estomago. Evite los fritos y las comidas muy elaboradas y condimentadas. Si consume leche prefiera la deslactosada.

Una buena recomendación para quienes sufren de reflujo es consumir Jengibre tanto en polvo, galletas o bebidas, este no produce efectos secundarios, ni siquiera somnolencia, porque su vía de acción no está a nivel dl sistema nervioso y es un buen remedio contra las náuseas.

En la parte de medicamentos los más formulados son aquellos que sirven para bloquear la producción de ácido en el estómago como los inhibidores de la bomba de protones (como el Omeprazol), los antagonistas de los receptores H2 (como la Ranitidina), los antiácidos (como el sucaralfato e hidrotalcita) y los procinéticos (como Metoclopramida, Domperidona, Cisaprida y la Cinitaprida).

Véase también:

Fuentes

  1. Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (México) www.innsz.mx/opencms/contenido/infoAtencionPacientes.htmlSitio
  2. http://www.medicinadigital.com/index.php/secciones/patologias.html