Nuevos datos sobre la hemorroides

revision-sobre-enfermedad-hemorroidal
Comparte

Aunque la enfermedad hemorroidal es un padecimiento conocido hace mucho tiempo, la ciencia médica ha encontrado nuevos datos que nos ayudan a comprender mejor la enfermedad, conozca toda la información aquí.
Es importante aclarar que hemorroides es el término utilizado usualmente para nombrar la enfermedad hemorroidal, pero en realidad las hemorroides son una serie de cojinetes presentes en el ano que contiene venas y arterias pequeñas y que contribuyen en la tarea de contener las heces. Cuando estas se inflaman e irritan, se produce la enfermedad hemorroidal.

¿Cuántas personas podrían estar afectadas?

Es muy difícil establecer el número de personas que sufren de enfermedad hemorroidal ya que para muchos pacientes es incomodo hablar sobre la enfermedad, incluso ante el personal de salud, y generalmente no reportan los síntomas, se limitan a aplicar remedios caseros o la padecen en silencio hasta que desaparecen las molestias o aumentan a tal punto que deben buscar ayuda profesional; además, por ser una patología que presenta poco interés para los investigadores, los estudios que se adelantan al respecto son muy pocos.
Resultados publicados a finales del siglo XX reportan cerca de 10 millones de individuos con enfermedad hemorroidal tan solo en los Estados Unidos, sin embargo, estadísticas obtenidas mediante encuesta directa a los pacientes muestran que la incidencia a nivel mundial podría estar en el orden del 13% a 36% de la población total. En Colombia la cifra podría estar cercana a los 5 millones de personas con enfermedad hemorroidal.

La enfermedad es más común en la población de raza blanca y se desarrolla usualmente después de los 30 años.

¿Por qué se origina la enfermedad hemorroidal?

Por muchos años se pensó que la enfermedad hemorroidal se originaba por la presencia de venas varicosas; sin embargo, hoy se considera que la inflamación y obstrucción venosa es uno de los síntomas de la enfermedad y que sus causas son más profundas.

La teoría más aceptada en la actualidad indica que la enfermedad hemorroidal podría originarse como producto del crecimiento, congestión y desplazamiento del revestimiento del canal anal que se presenta cuando los tejidos que lo componen se desintegran o se deterioran. Este deterioro puede ser evidente ante la presencia de dilatación anormal de las venas, trombosis en los vasos sanguíneos, degeneración de las fibras de colágeno y elastina, y distorsión y desgarro de los músculos circundantes.

Otros factores que contribuyentes a que se presente la enfermedad hemorroidal son el estreñimiento o diarrea crónica, el ejercicio vigoroso y el embarazo,  pues estas condiciones pueden producir estiramiento de los tejidos que mantienen a las hemorroides en su posición y adelgazamiento de la mucosa que las cubre, facilitando el sagrado en el momento de la evacuación.

Opciones de tratamiento para las hemorroides

En la actualidad el manejo de la enfermedad depende del grado de evolución y puede dividirse en cuatro grandes tipos de acciones:

  • Cambios en el estilo de vida y la dieta: estos incluyen aumentar el consumo de fibra y líquidos, reducir el consumo de grasas, hacer ejercicio regular, tener una mejor higiene de la región anal y evitar realizar otro tipo de actividades mientras se está defecando, así se evita prolongar el tiempo sentado en el bidé, disminuyendo el riesgo de salida de las hemorroides.
  • Tratamiento farmacológico: para tratar la enfermedad hemorroidal existe una amplia oferta de medicamentos tópicos y sistémicos. Las mezclas de productos con flavonoides y saponinas sistémicas son indicadas en hemorroides.

Tratamientos no quirúrgico:

  • Escleroterapia: busca la fijación del tejido mucoso por medio de la inyección de un agente químico.
  • Ligación con banda de caucho: es el tratamiento más común que resuelve efectivamente los tipos más simples de enfermedad hemorroidal.
  • Coagulación infra roja y ablación por radiofrecuencia: evaporan el agua de las células circundantes reduciendo la masa de las hemorroides.
  • Crioterapia: es muy poco usado porque en muchos casos no resuelve la enfermedad y se asocia con dolor prolongado y descargas olorosas.

Tratamientos quirúrgicos

Se destaca la hemorroidectomía, que es el tratamiento más efectivo y con menor posibilidad de reincidencia para remover hemorroides, es necesario realizarla cuando las hemorroides son muy grandes y forman pliegues externos (hemorroides externas), cuando se produce el prolapso (deslizamiento) de la mucosa anorectal hacia fuera del canal anal o cuando se producen coágulos múltiples en las hemorroides (trombosis). Este procedimiento se hace bajo anestesia; la mayoría de las veces no requiere hospitalización, y el periodo de inactividad es corto.

Véase también:

Fuentes

  1. Johanson JF, Sonnenberg A. The prevalence of hemorrhoids and chronic constipation. An epidemiologic study. Gastroenterology. 1990 Feb; 98(2): 380-Lohsiriwat V. Hemorrhoids: from basic pathophysiology to clinical management. World J Gastroenterol. 2012 May 7; 18(17): 2009-17.
  2. Gazet JC, Redding W, Rickett JW. The prevalence of haemorrhoids. A preliminary survey. Proc R Soc Med. 1970; 63 Suppl: 78-80.