Licor adulterado: Guayabo mortal

Licor adulterado
guayabo
Comparte

Durante la época de fin de año se presenta un aumento significativo del número de consultas a los servicios de urgencias relacionadas con la ingesta, accidental o intencional, de bebidas alcohólicas, contaminadas con metanol u otras sustancias que puedan afectar la salud.

En las últimas semanas, los medios de comunicación han alertado acerca de la presencia de licor adulterado en expendios comerciales y de licores, la mayor parte de naturaleza informal y no regulados por las autoridades competentes, generando una veintena de muertes por esta causa.

Expertos de la facultad de medicina de la Universidad de Antioquia afirman que “el consumo de alcohol adulterado puede generar alteraciones neurológicas severas, convulsiones, ceguera irreversible, daño renal y hepático, incluso si se ingiere en cantidades muy pequeñas”.

En muchos casos, especialmente cuando la contaminación del licor se produce con metanol, un tipo de alcohol industrial de gran toxicidad, no se perciben diferencias en el color ni en el sabor del producto, situación que genera mayor peligrosidad y mayor índice de mortalidad.

Siguiendo con la opinión de los expertos, debe sospecharse un cuadro de intoxicación con alcohol adulterado en una persona con dolor de cabeza intenso, sensación de vértigo, disminución o pérdida reciente de la agudeza visual, alteración de la conciencia y gran malestar general, asociados con una ingesta no excesiva de alcohol, adquirido en un sitio no conocido y/o a un precio muy inferior al de los comercios tradicionales.

Los cuadros de intoxicación con alcohol adulterado pueden tener consecuencias graves, que incluyen secuelas neurológicas permanentes e incluso la muerte, con el agravante que en muchos casos, no existe un tratamiento médico que logre revertir el cuadro, por lo que la medida más importante de control es la evitación del consumo.

En esa línea, es recomendable que el consumo de licor se lleve a cabo en ambientes conocidos y en compañía de amigos o familiares que estén en capacidad de atender cualquier emergencia o ayudar a mitigar otro tipo de riesgos y que la adquisición del mismo se haga en locales conocidos, en que se cumplan los requisitos legales de calidad y seguridad.