Cambio de hábitos en la prevención de las enfermedades cardiovasculares

cambio-de-habitos-en-la-prevencion-de-las-enfermedades-cardiovasculares
Comparte

El riesgo de sufrir enfermedades del corazón aumenta con la edad y con condiciones como el tabaquismo, así como también con la presencia de historia familiar relacionada con este tipo de patología.

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en los países industrializados y en vía de desarrollo según los más recientes informes de la Organización Mundial de la Salud. Colombia no es la excepción, 27.600 personas padecen de isquemias cardíacas y 13.800 de enfermedades cerebrovasculares al año. Los cambios en el estilo de vida y en los hábitos alimenticios de las personas, han generado un aumento en la incidencia de la obesidad y en la aparición de desórdenes metabólicos que llevan al desarrollo de condiciones como hipertensión, diabetes y un sinnúmero de condiciones derivadas del funcionamiento anormal de los sistemas orgánicos.

Las nuevas tecnologías de comunicación han llevado al desarrollo de trabajos cada vez más sedentarios y a la proliferación de restaurantes dedicados a la venta de comidas rápidas así como al consumo excesivo de alimentos procesados, que han contribuido al aumento de los factores de riesgo que incrementan la incidencia de enfermedades del corazón y del sistema circulatorio.

El riesgo de sufrir enfermedades del corazón aumenta con la edad y con condiciones como el tabaquismo, así como también con la presencia de historia familiar relacionada con este tipo de patología.

Afortunadamente, la aparición de estas enfermedades o sus desenlaces fatales se pueden prevenir gracias a sencillas intervenciones en el estilo de vida de la persona que esté en riesgo. Entre las buenas ideas que ayudan a prevenir la aparición o disminuir el impacto de las enfermedades cardiovasculares encontramos: hacer ejercicio de forma regular (al menos tres sesiones semanales de 30 minutos cada una), conocer y controlar la presión arterial, monitorear los niveles de triglicéridos en el organismo, no fumar, mantener un peso saludable, alimentarse con una dieta balanceada que incluya frutas, verduras y fibra, no excederse en el consumo de sal y condimentos, mantener un peso saludable y controlar los niveles de glucosa en la sangre.

Si bien los factores hereditarios no son prevenibles, la mayoría de las modificaciones en el estilo de vida están en sus manos y es usted quien puede evitar la aparición de enfermedades cardiovasculares y tener una vida larga y saludable.

Por: Dr. Felipe Arias M.

Léase también: 

Médico general de la Universidad de Manizales. Especialista en Medicina Interna de la Universidad Libre de Cali. Durante los últimos cinco años se ha desempeñado como coordinador y editor médico de diferentes medios dedicados al área de la salud en Colombia, Perú y Ecuador.