Infección de vías urinarias I

    Infección urinaria

    Es la proliferación (crecimiento) de bacterias en los órganos que constituyen las vías urinarias. Es un problema de salud frecuente en niños y adultos, aunque es más común en la mujer, debido a las características anatómicas del tracto urinario femenino, que facilitan la migración de bacterias desde la vagina y la piel de los genitales.


    Tipos

    Los tipos de infecciones urinarios se clasifican con base en dos tipos de criterios, así:

    De acuerdo con los órganos afectados

    •     Infecciones urinarias bajas: son las que comprometen la vejiga y la uretra (cistitis, cistouretritis).
    • Infecciones urinarias altas: el riñón y la porción superior del uréter (conducto que va del riñón a la vejiga); también se denominan pielonefritis.

    De acuerdo a la severidad de la infección

    • No complicadas: cuando se presentan en personas por lo demás sanas y sin alteraciones anatómicas de las vías urinarias.
    • Complicadas: son las que ocurren en personas con condiciones que favorecen las infecciones urinarias persistentes o recurrentes o que pueden no responder bien al tratamiento con antibióticos, como son las que ocurren en hombres menores de 50 años, niños menores de 12 años, mujeres embarazadas, personas con alteraciones anatómicas urinarias o con enfermedades como diabetes, gota o cálculos renales.

    De todos estos tipos, el más frecuente corresponde a las infecciones urinarias bajas no complicadas.


    Causas

    Las causas son diversas, pero generalmente se asocia a:

    • Dificultad para vaciar completamente la vejiga (retención urinaria).
    • Uso de sonda vesical (tubo introducido en las vías urinarias para realizar evacuación de la orina).
    • Incontinencia intestinal.
    • Hiperplasia Prostática (Próstata agrandada).
    • Uretra estrecha.
    • Aparición de cálculos renales.
    • Diabetes.
    • Edad avanzada (especialmente personas en asilos de ancianos).

    Signos y Síntomas

    Las principales manifestaciones de las infecciones urinarias bajas son el ardor al orinar (disuria), la urgencia para orinar, el aumento de la frecuencia urinaria, el dolor en la parte baja del abdomen y cambios en las características de la orina, que puede ser: turbia, de olor fuerte, oscura o francamente rojiza (debido a la presencia de sangre).

    Por su parte, los síntomas de las infecciones urinarias altas, además del ardor al orinar y el aumento de la frecuencia urinaria, incluyen  fiebre alta, escalofrío, dolor localizado en la parte media de la espalda y el costado, malestar general, náusea y vómito.


    Léase también


    Bibliografía

    1. Bas PF, Jarvis JAW, Mitchel CK. Urinary tract infections. Prim Care Clin Office Pract 2003; 30: 41-61.
    2. McLaughlin SP, Carson CC. Urinary tract infections in women. Med Clin N Am 2004; 88: 417-29.
    3. Ramakrishnan K, Scheid D. Diagnosis and management of acute pyelonephritis in adults. Am Fam Physician 2005; 71: 933-42.
    4. Minardi D, D’Anzeo G, Cantoro D, et al. Urinary tract infections in women: etiology and treatment options. Int J Gen Med 2011; 4: 333-43.
    5. Mehnert-Kay SA. Diagnosis and management of uncomplicated urinary tract infections. Am Fam Physician 2005; 72: 451-6.
    6. Mayo Clinic. Urinary tract infection. www.mayoclinic.com/health/urinary-tract-infection/DS00286