Insomnio

    El insomnio es uno de los trastornos más comunes del sueño y se presenta cuando el individuo tiene dificultad para conciliar el sueño y permanecer dormido el tiempo necesario para descansar. Al impedir un descanso adecuado, genera depresión, irritabilidad, somnolencia y bajo rendimiento en las actividades habituales. El insomnio es altamente peligroso para personas que desempeñan labores riesgosas y que requieren de una alta concentración, como la conducción o el manejo de maquinaria.

    Causas

    Hay un sinnúmero de causas que pueden llevar a una persona a sufrir insomnio, entre otras se cuentan:

    • Consumo excesivo de sustancias estimulantes como cafeína, nicotina, alcohol, té o bebidas colas.
    • Situaciones generadoras de estrés.
    • Trastornos emocionales como la depresión y la ansiedad.
    • Condiciones médicas que cursan con dolor crónico, dificultad respiratoria o hiperactividad del sistema nervioso.
    • Malos hábitos de descanso, que van desde no tener horarios establecidos para el sueño hasta necesitar de estímulos como la música o la televisión para conciliarlo.
    • Efectos secundarios de medicamentos como los antidepresivos, los medicamentos para la presión arterial o los antialérgicos pueden interferir con el sueño.

    Signos y síntomas

    Cuando una persona sufre de insomnio puede experimentar alguna de las siguientes situaciones:

    • Demorar mucho tiempo en conciliar el sueño cuando ya está acostado.
    • Dormir por tiempos cortos.
    • Pasar despierto la mayor parte de la noche.
    • Despertarse muy temprano.
    • Sentir que no ha descansado ni dormido lo suficiente.

    Tipos

    El insomnio puede ser clasificado desde diferentes puntos de vista, las tipologías más comunes son:

    • Por el momento en que se presenta: En este caso puede ser inicial o de conciliación; intermedio o de mantenimiento que se manifiesta con varios despertares en la noche; y terminal que implica despertarse muy temprano.
    • Por su severidad: Puede ser leve, moderado o severo.
    • Por la duración: Es de tipo agudo o transitorio cuando dura menos de 4 semanas; de corto plazo, entre 4 semanas y 3 meses; y crónico cuando pasa de los 3 meses

    Tratamiento

    El tratamiento del insomnio depende de las causas que lo producen, este puede incluir:

    • Acompañamiento psicológico: su objetivo es generar comportamientos y hábitos que faciliten dormir, dentro de los cuales están las técnicas de relajación, terapia cognitiva para el manejo de las preocupaciones y pensamientos que interfieren con el sueño, y la generación de estímulos controlados a través de los cuales las personas solo utilizan la cama para dormir o para la actividad sexual.
    • Tratamiento farmacológico: existen varios medicamentos de prescripción y de venta libre que contribuyen a mejorar la calidad del sueño, por lo general, no se recomienda tomarlos a largo plazo por los efectos que pueden tener sobre el sistema nervioso central. Algunos de los medicamentos que se venden bajo prescripción y que ayudan a mejorar la calidad del sueño incluyen: Eszopiclona, Trazodona, Zolpidem, Zaleplon y Ramelteon.

    Prevención

    Para prevenir el insomnio es necesario adquirir buenos hábitos de descanso. Los expertos de la Clínica Mayo han elaborado un listado con 10 recomendaciones que ayudan a prevenir desórdenes del sueño:

    • Tener horarios fijos para el descanso,  acostarse y levantarse a la misma hora todos los días, incluso en fines de semana.
    • No comer ni beber en abundancia antes de acostarse: procurar tomar una cena ligera, cerca de dos horas antes de acostarse.
    • Evitar el consumo de sustancias estimulantes como té, cafeína, alcohol o nicotina en las noches.
    • Hacer ejercicio en forma regular, evitando hacer actividades intensas hasta 3 horas antes de acostarse.
    • Generar un ambiente adecuado para el descanso en la habitación, con poca iluminación, sin ruidos y con una temperatura confortable, libre de insectos, etc.
    • Dormir principalmente durante la noche. Es necesario limitar las siestas diurnas para tener un mejor descanso en la noche.
    • Contar con una cama y un colchón adecuados.
    • Realizar alguna rutina de relajación en el momento de acostarse.
    • Ir a la cama solo cuando se sienta cansado: si no se logra conciliar el sueño rápidamente es mejor levantarse y volver a la cama luego.
    • Solo como último recurso, use medicamentos para dormir, formulados por su médico tratante.
    Se recomienda visitar al médico.

    Bibliografía

    1. Instituto Nacional del corazón, los pulmones y la sangre. Insomnio. http://www.nhlbi.nih.gov/health/dcisp/diseases/inso/inso_what.html. Recuperado en mayo 5 de 2011.
    2. Parmet S, Burke AE, Glass RM.Página de JAMA para pacientes. Insomnio. JAMA. 2006 Jun 28; 295 (24): 2952.
    3. National Sleep Foundation. Insomnia is treatable. http://www.sleepfoundation.org/sleep-facts-information/insomnia-treatable. Recuperado en mayo 5 de 2011.
    4. Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). Adult Health. 10 tips for better sleep. http://www.mayoclinic.com/health/sleep/HQ01387. Recuperado el 28 de mayo de 2011.