Equimosis o hematomas

Los hematomas consisten en la acumulación de sangre, que ha salido de los vasos sanguíneos, y pueden presentarse en cualquier parte del cuerpo e incluso en los órganos internos.


Tipos

En general, los hematomas se clasifican en dos tipos principales:

  • Superficiales: si aparecen en la piel o los músculos.
  • Profundos: cuando se forman en los órganos internos.

Los hematomas superficiales son los más frecuentes y evidentes, debido a su localización, y pueden ser: subcutáneos (debajo de la piel), intramusculares o subungueales (debajo de las uñas).


Causas

  • La principal causa de los hematomas son los golpes (traumatismos), que rompen los vasos sanguíneos (arterias o venas).
  • También pueden formarse después de procedimientos como la extracción de sangre o una cirugía.
  • Además, pueden aparecer espontáneamente, es decir sin haber sufrido un golpe previo, a consecuencia de diversos trastornos o ciertas enfermedades que alteran los mecanismos normales de coagulación de la sangre, como la cirrosis hepática, las leucemias, la insuficiencia aguda del riñón, ciertos tipos de anemia (anemia aplástica) y el mieloma múltiple, entre otras.
  • Ciertos medicamentos, denominados anticoagulantes, favorecen la aparición de hematomas. 

Manifestaciones

Inicialmente hay dolor e hinchazón (inflamación) por la acumulación de la sangre y los hematomas son de color rojo oscuro o violáceo. A medida que la sangre es eliminada y los pigmentos sanguíneos se descomponen disminuye la inflamación y adquieren un color verdoso o pardo amarillento. Aunque por lo general, desaparecen completamente, a veces pueden dejar una mancha en la piel; esto ocurre, sobre todo, con los hematomas grandes, localizados en zonas de la piel que han estado expuestas a la luz solar.


Tratamiento

Algunas medidas sencillas pueden ayudar a disminuir el tamaño de los hematomas y acelerar su curación: se recomienda colocar sobre el hematoma compresas frías o hielo (dentro de una bolsa), durante los 3 primeros días y luego compresas calientes por 3 a 5 días. También es aconsejable aplicar sobre la zona afectada ciertas pomadas medicadas de uso externo (tópico) que estimulan la absorción de los hematomas a la vez que disminuye la inflamación y el dolor.

Es importante consultar con el médico cuando aparecen dos o más hematomas en distintas partes del cuerpo, sin causa aparente o si la piel alrededor del hematoma se siente caliente y enrojecida, porque se puede estar desarrollando una infección.

Consulte con su médico.


Bibliografía

1. Ecchymosis and Hematoma. Symptoms Checker. http://symptoms.rightdiagnosis.com/cosymptoms/ecchymosis/hematoma.htm
2. Hematoma causes, symptoms and treatment- MedicineNet.com. http://www.medicinenet.com/hematoma/article.htm


Identifica las posibles
condiciones
relacionadas con tus
síntomas y conoce
más sobre ellas.
Analizador de Síntomas

Vídeoteca

Especial del mes