Rinitis

    La rinitis alérgica es una enfermedad que afecta las mucosas de la nariz por la reacción alérgica ante la presencia de algunas sustancias del ambiente. Puede presentar signos muy parecidos a los de un resfriado pero, a diferencia de este, no se debe a la presencia de un virus.



    Causas

    La presencia de sustancias extrañas en nuestro organismo provoca una reacción de protección natural en la que las células inmunitarias, llamadas mastocitos, liberan una serie de sustancias, como la histamina, que ayudan a proteger los tejidos.
    Cuando esta reacción es exagerada se produce una alergia. Las alergias inician con una fase de sensibilización durante la cual el organismo hace contacto con el elemento alérgeno y genera la información necesaria para que  los mastocitos respondan a la agresión. En un contacto posterior se presenta la reacción alérgica que puede llevar, incluso, a consecuencias catastróficas. Por eso es muy común que las personas, inesperadamente, se vuelvan alérgicas a elementos con los que antes convivían sin ningún problema.

    Algunos de los elementos que desencadenan la rinitis alérgica incluyen:

    • Polen que puede provenir de árboles, flores o el césped.
    • Esporas que son expulsadas al aire por los hongos, el musgo y los helechos.
    • Pelo de mascotas como gatos, perros o aves.

    Tipos

    La rinitis alérgica puede dividirse en dos tipos:

    • Anual: cuando se da durante todo el año. Por lo general es producto de la exposición a pelo de mascotas, al polvo y a los ácaros.
    • Estacional: se presenta especialmente en países que tienen estaciones. La enfermedad se manifiesta en épocas especiales del año, como la primavera, cuando hay una mayor producción de polen.

    Signos y síntomas

    Los síntomas de la rinitis alérgica, incluyen:

    • Exceso de flujo nasal.
    • Congestión nasal.
    • Estornudos.
    • Tos.
    • Irritación de las mucosas de la nariz, la garganta y la boca.
    • Ojeras.
    • Disminución de la agudeza del olfato.

    Aunque la rinitis y el resfriado tienen muchos síntomas comunes, esta se diferencia porque no se presenta fiebre, aparece inmediatamente se expone al alérgeno y dura por el tiempo que se esté expuesto.


    Tratamiento

    El tratamiento para la rinitis incluye eliminar o minimizar el contacto con los elementos que la desencadenan y la terapia con medicamentos. En algunos casos puede ser necesaria la inmunoterapia.

    • Antihistamínicos: usualmente se administran por vía oral. Son eficaces contra la picazón, la irritación y el flujo nasal pero no tanto para aliviar la congestión. Entre este tipo de medicamentos se encuentran Clemastina, Difenhidramina, Loratadina, Terfenadina, Fexofenadina, Cetirizina, Astemizol y Desloratadina.
    • Descongestionantes: las presentaciones incluyen líquidos, tabletas y atomizadores. Entre otros, los más comúnmente utilizados son Pseudoefedrina, Fenilefrina, Oximetazolina y Xilometazolina.
    • Corticosteroides nasales: deben ser prescitos por el médico y buscan combatir la irritación y la inflamación nasal. Incluyen Fluticasona, Budesonida, Triamcinolona, Mometasona y Beclometazona.
    • Estabilizadores de la membrana de los mastocitos: inhiben la degranulación de los mastocitos y con ello la liberación de sustancias que llevan a la inflamación. En este tipo de medicamentos se encuentran Cromoglicato sódico y Nedocromil.

    En algunos casos puede ser necesaria la inmunoterapia, que consiste en la administración sistemática y progresiva de un extracto alergénico, con lo cual se va logrando una desensibilización gradual del organismo frente a este agente.


    Prevención

    Las alergias pueden aparecer de forma súbita y ante los estímulos más inesperados, por lo que no hay una estrategia que permita evitar por completo la rinitis alérgica. Sin embargo, hay algunas medidas que es importante observar en cualquier enfermedad de tipo alérgico:

    • Mantener las habitaciones libres de polvo.
    • Al limpiar, preferir el uso de aspiradora y paños húmedos en vez de sacudidores o plumeros.
    • Aspirar frecuentemente los colchones, para evitar la proliferación de polvo y ácaros.
    • Alejarse de elementos irritativos como el tabaco y el humo industrial o de los vehículos.
    • No exponerse al frío o a vientos fuertes.
    • Mantener las habitaciones y los lugares de trabajo libres de humedad.
    • Evitar el contacto con mascotas.
    Consulte con su médico.

    ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    Léase también




    Bibliografía

    1. Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). Hay Fever. www.mayoclinic.com/health/hay-fever/DS00174. Recuperado en agosto 13 de 2011.
    2. Centro Andaluz de Información de Medicamentos. Tratamiento de la rinitis alérgica. Boletín Terapéutico Andaluz. 2000; 16(2): 5-8.


La rinitis alérgica
Estudio encuentra que las personas con rinitis pueden desarrollar ansiedad o depresión