Incontinencia urinaria

    Es la incapacidad para contener la orina en la vejiga, lo que provoca el escape involuntario de cantidades variables de orina. Este problema, bastante común y molesto, no solo resulta incómodo sino que llega a interferir de manera importante con las actividades cotidianas y deteriora la calidad de vida.

    La incontinencia urinaria no es consecuencia normal del envejecimiento y en algunos casos es potencialmente reversible, motivo por el cual se recomienda la valoración de un especialista ante la aparición de los síntomas. Puede ocurrir a cualquier edad y en todas las personas, es más frecuente en las mujeres mayores de 45 años. De hecho, a los 60 años de edad una de cada tres mujeres sufre de algún tipo de incontinencia urinaria.


    Causa

    La incontinencia urinaria no es una enfermedad sino una manifestación (síntoma) de diversos trastornos, desde debilidad de los músculos del piso pélvico (que mantienen en su lugar los órganos de la pelvis) hasta infecciones de la vejiga o problemas neurológicos. 

    No obstante, algunas condiciones predisponen a la aparición de incontinencia urinaria, como por ejemplo:

    • Defectos congénitos del tracto urinario.
    • Antecedente de incontinencia en la familia.
    • El número de partos vaginales, porque con cada parto aumenta la debilidad de los músculos del piso pélvico.
    • La obesidad.
    • El hábito de fumar (tabaquismo).
    • Algunas enfermedades, como Parkinson y diabetes. 
    • Ciertas cirugías, como la histerectomía (cirugía para extirpar el útero), o la radioterapia pélvica para el tratamiento del cáncer.
    • El prolapso (caída) de los órganos de la pelvis.
    • El tratamiento con diuréticos.
    • En los hombres, las enfermedades de la próstata favorecen la aparición de incontinencia urinaria.

    Tipos

    • De esfuerzo: es la que ocurre al realizar determinados movimientos o actividades físicas como levantar o cargar objetos pesados. Puede asociarse a estreñimiento, cirugías pélvicas o antecedente de parto vaginal.
    • De urgencia: puede presentarse en cualquier momento y se acompaña de la sensación inminente y repentina de querer orinar. Puede ser causada por infecciones urinarias, trastornos neurológicos o algunos medicamentos.
    • Mixto:las personas con incontinencia mixta presentan síntomas tanto de incontinencia de esfuerzo como de urgencia.
    • De sobre flujo: se presenta cuando hay dificultad para la eliminación de la orina, ya sea por obstrucción a su salida o debilidad de la vejiga. Estas personas por lo general sienten malestar en la parte baja del abdomen y derrame intermitente de orina.
    • Funcional: es la pérdida constante de orina que puede aparecer en personas con limitación a la movilidad o alteraciones del estado mental como demencia.

    Tratamiento

    Varía según el tipo de incontinencia de cada persona. Las opciones disponibles en la actualidad incluyen cambios en el estilo de vida (por ejemplo, perder peso, dejar de fumar, disminuir el consumo de café y bebidas alcohólicas), ejercicios para fortalecer los músculos del piso pélvico y de acuerdo a la causa específica, medicamentos (por ejemplo: Oxibutinina, Tolterodina, Tamsulosina, Finasteride, entre otros) o cirugía.

    Con el fin de evitar complicaciones en piel  y evitar el malestar social propio de la incontinencia, se recomienda el uso de pañales desechables, sobretodo cuando la causa no es reversible, hay limitación a la movilidad, alteración de la conciencia o mientras se inicia el tratamiento apropiado. El pañal desechable ideal debe ser cómodo y anatómico, con alta capacidad de absorción y sin filtraciones. El material debe ser suave para evitar afectar la piel delicada. Hoy en día es posible adquirir pañales con novedosas tecnologías de absorción e incluso indicadores de humedad para facilitar la vida tanto del paciente como de los cuidadores.


    Bibliografía

    1. Abed H, Rogers RG. Urinary incontinence and pelvic organ prolapse: diagnosis and treatment for the primary care physician. Med Clin N Am 2008; 92: 1273-93.
    2. Santiagu SK. Urinary incontinence. Pathophysiology and management outline. Aust Fam Physician 2008; 37: 106-10.
    3. Deng DY. Urinary incontinence in women. Med Clin N Am 2011; 95: 101-9.
    4. Subak LL, Hunskaar S. Obesity and urinary incontinence: epidemiology and clinical research update. J Urol 2009; 182 (Suppl 6): S2-7.
    5. Wilson MMG. Urinary incontinence: selected current concepts. Med Clin N Am 2006; 90: 825-36.
    6. Lam S, Hilas O. Pharmacologic management of overactive bladder. Clin Interv Aging 2007; 2: 337-45.
    7. Mayo Clinic. Urinary incontinence. www.mayoclinic.com/health/search/search
    8. DeMaagd. Management of Urinary Incontinence. Pharmacy and Therapeutics 2012; 37(6):345-361.


Ejercicios para prevenir y controlar la incontinencia urinaria
Incontinencia urinaria la mayoría de los casos se puede tratar e incluso curar